Costilla ibérica

  • Costilla ibérica

El costillar del cerdo ibérico se caracteriza por ser más graso que el de cerdo blanco, tanto en la parte exterior como por la infiltración de grasa interior.

Cada costillar acostumbra a pesar entre 1,750 y 2 kilos. Resulta mucho más sabroso y tierno que el costillar de cerdo blanco. Es muy recomendable para arroces y guisos.

Brasa y horno son otras dos opciones para saborear esta exquisita pieza.

Uso de cookies

En esta página utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra política de cookies. Más información

CERRAR